TESTIMONIOS

Testimonio Marga, Grey y Fará. La voz de tu perro

MARGA, GREY Y FARÁ

La historia de Marga, Grey y Fará con La voz de tu perro



Nosotros teníamos un Weimaraner de 3 años, Grey, desde cachorro y decidimos adoptar una braca alemana de más o menos la misma edad, Farah.


Ella se había pasado su corta vida criando, encerrada en un chenil y abandonada por un cazador.


Farah llegó a casa y se pasó casi 3 meses, tranquila, quieta, sumisa, en su cama, sin atreverse a alterar el orden.


Pero de pronto en los paseos empezó a reaccionar con algunos perros, si estaba desatada iba corriendo y los tumbaba, y si iba con la correa se ponía muy nerviosa, ladrando y gruñendo, y queriendo echárseles encima.


Esta reactividad junto a que la distancia de alejamiento de Farah era muy grande, empezó a ponerme nerviosa.

Esas dudas de si reaccionaría con otro perro, estando lejos y yo no podría hacer nada, empezaron a agobiarme y yo empecé a agobiarla a ella, controlándola, llamándola todo el rato, soltándola menos.


Las cosas se me complicaron cuando al llevar a los 2 atados de camino a casa, Grey se sumó a la reactividad de Farah y era imposible cruzarnos con otros perros, alguna moto, gatos…



Contratamos a un etólogo



  • Yo no podía aguantarlos a los dos, y no entendía porqué se sumaba Grey que nunca había hecho nada, ni había reaccionado con nada, así que decidí ponerme en contacto con un etólogo.
  • El etólogo venía una vez a la semana, y con Farah íbamos donde había perros y venga a tirar frankfurts al suelo, y cada perro nuevo lo mismo, así pasaban las semanas y nada mejoraba.
  • A parte el tema del alejamiento no supo tratarlo, pues si la perra no estaba ahí para darle frankfurts…, así que me dijo que la perra era cazadora, que no era para vivir con nosotros en familia, y que mejor no la soltara nunca.


Aquí me planté y empecé a preguntar y a buscar, tenía que haber otras maneras de hacer las cosas.

Encontré a Jordi Herrera, que me explicó que si que había otra manera, y era no intentando arreglar el problema concreto de la reactividad a los perros, sino mejorando el estado emocional del perro.

Farah tenía miedos porqué no había podido crecer emocionalmente, pues la tenían encerrada criando. Se había perdido muchas etapas de crecimiento emocional, muy necesarias para saber gestionar las situaciones del día a día.

Esto lo entendí y me pareció más lógico, así que me encaminé en este sentido.

Hicimos una reducción de estrés y un seminario sobre el paseo y el manejo de la correa.


Farah se calmó un poco, pero Grey se alteró un montón, así que volví a sentirme perdida, las cosas no acababan de funcionar y yo no sabía como hacerlo.



Descubriendo La voz de tu perro




Seguí buscando y leyendo y filtrando hasta encontrar a Jose y Carolina de La Voz de tu perro y enseguida me puse en contacto con ellos.

Me pareció genial todo lo que leí, estaba en la dirección que ya habíamos iniciado.

Me llamó Jose y me aclaró todas las dudas sobre sus programas y decidimos hacer el Reto de 60 días individual.


El trabajo de desarrollo personal que hace Jose con el humano más agobiado… en este caso yo, es importantísimo.



El proceso y los cambios




En casa


  • Nos dieron una serie de pautas y actitudes a seguir en casa para conseguir que los perros estuvieran bien y relajados.
  • Nos aclararon todas las dudas, nos tranquilizaron a nosotros y empezamos a entender.
  • Y empezamos a ponerlo en práctica.
  • A los 3 o 4 días ya notamos cambios importantes dentro de casa. Parecía que habíamos cambiado a los perros, y esto empezó a reflejarse en los paseos.
  • Nosotros, sobretodo yo, nos tranquilizamos un montón, porqué poderles preguntar en todo momento cualquier duda que te surja, y que te contesten enseguida, te den opciones, te expliquen que pasa y te tranquilicen…

…es justo lo que en este momento necesitas.



En la calle



  • Nos explicaron, nos aconsejaron y vimos todos los vídeos explicando todo lo que nos estaban enseñando.
  • Los perros ya habían dado un cambio porque nosotros también habíamos cambiado cosas.
  • Jose empezó el trabajo personal conmigo, que apenas me ocupaba un par de minutos al día, y en cambio conseguimos que me tranquilizara y volviera a tener confianza en mi y en nuestros perros.
  • Seguimos el trabajo fuera de casa, les mandábamos nuestros vídeos, ellos nos corregían y nos animaban.
  • Así las cosas fueron cambiando a bien, con total naturalidad, sin órdenes, ni premios ni castigos, con empatía, con respeto, entendimiento y amabilidad.


Consolidando todo lo aprendido



  • Las cosas en casa y fuera ya eran totalmente distintas, en casa había tranquilidad y fuera Grey volvía a ser el de siempre.
  • Farah por su parte se relacionaba mejor con los otros perros tanto con la correa como suelta.
  • La distancia de alejamiento también disminuyó, sin gritos, ni frankfurts, ni órdenes, sólo con el vínculo que habíamos conseguido.
  • Entendiendo y respetando su manera de estar en el bosque, que es diferente a la manera de Grey, porque cada perro es único y es como es.

Conclusiones



Lo más importante después de estos 60 días de cambios y de trabajo con la ayuda diaria de Jose y Carolina, es que a partir de ahora tenemos las herramientas para seguir solos.



Nos habéis ayudado a entender a nuestros perros, y sólo cuando algo se entiende se puede empezar a buscar la solución.

Así que cuando surjan otros obstáculos que seguro que surgirán, porqué así es la vida, estaremos preparados para resolverlos.

Gracias Carol y Jose por vuestra sinceridad, complicidad, honestidad y buen rollo.


Marga.


>