TESTIMONIOS

Testimonio Carolina y Zar. La voz de tu perro

CAROLINA Y ZAR

Esta es nuestra historia con La voz de tu perro


Zar llegó en Septiembre a casa, estaba en una protectora. Desde el principio supe que iba a buscar algo distinto para Zar.


Le habían cogido deambulando por un parking con 6-8 mesecitos. Tenía chip, pero al ponerse en contacto no quisieron saber nada de él. Estuvo 2 meses en una casa de acogida con más perros y gatos.


Los primeros días ya vimos que estaba lleno de miedos:

  • A los gritos, 
  • A los ruidos, 
  • A los palos de escoba, 
  • A los cajones, 
  • Siempre entraba con miedo a las habitaciones,
  • Vimos las marcas que traía en las patas (el veterinario me dijo que de varazos, probablemente),
  • No le podíamos dejar sólo en casa.

Y en la calle se convirtió en un "perro reactivo" como dicen (ahora sé qué es lo que le pasaba y lo entiendo).

  • Era imposible pasear con correa, iba tirando como un loco y nerviosísimo,
  • Saltaba a todos los perros, 
  • Reaccionaba a las personas que se acercaran, niños...,
  • Suelto siempre reaccionaba con otros perros y terminaba en jaleos..


Ya habíamos tenido adiestradores con Ciro, nuestro anterior perro. Un pastor alemán al que adorábamos pero con el que cometimos todos los errores del mundo.


Nos sabíamos la "lección":

  • Collar de pinchos, 
  • Tirón, 
  • Sienta,
  • Junto, 
  • Entrar y salir después de los demas, 
  • Chuches por doquier...

Pero algo nos decía que así no. Nunca fue la solución y la consecuencia fue que nunca pudimos soltar a Ciro ni acercarnos a otros perros.


Descubriendo La voz de tu perro


Así que busqué algo distinto para Zar y encontré La Voz de tu perro. Vi sus vídeos, leí su ebook y probamos una sesión de socialización con ellos. 


Después de esa sesión de socialización decidimos inmediatamente apuntarnos al Reto de 60 días .


El cambio


Tras estos 60 días, puedo decir que Zar nos abre los ojos todos los días:

  • Se relaciona con otros perros y ya no reacciona, 
  • Aprende de ellos y así nos enseña a nosotros, 
  • Los paseos son mucho más tranquilos, ya no tira de la correa, es un placer pasear con él,
  • Hemos aprendido a entenderle, a saber lo que necesita en cada momento, 
  • Nos hemos desestresado,
  • Ahora podemos dejarle solo en casa y se queda tranquilo. ¡¡¡Impensable hace tres meses!!!
  • Ahora entra alegremente a cualquier habitación,
  • Las escobas ya no las evita, abrir y cerrar cajones o las fuentes con agua ya no son problema.

Nosotros hemos aprendido a gestionar cualquier situación, ahora sabemos cómo hacerlo siendo siempre la referencia de calma de Zar y ayudándole cuando lo necesita.


Nos ha cambiado la vida y estamos muy muy felices de haber encontrado a Carolina y Jose. Siempre me arrepentiré de haberlo hecho tan mal con Ciro y que no haya tenido la vida que se merecía como ahora la tiene Zar. 


¡Gracias Carolina, Jose y Zar!


CAROLINA HIZO EL RETO DE 60 DÍAS GRUPAL