TESTIMONIOS

ROSALIA Y SHERLOCK

Nuestra historia con La voz de tu perro



Estábamos felices en casa y tristes en la calle, y ninguno de los adiestradores que contraté (siempre adiestramiento en positivo, ojo, nunca hubiera permitido ni pinchos, ni castigos ni esas cosas) lograron mejorar la situación.



Descubriendo La voz de tu perro


La verdad es que no lo recuerdo, supongo que por algún salto de link a link buscando adiestradores caninos. Hará un par de años o así.

Lo había pensado alguna vez, a ver si de verdad era tan bueno como decían los comentarios y finalmente me apunté.


Cuando vi que decíais que no iba a usar ni premios, ni castigos, ni órdenes ni obediencia pensé...Pues si ellos lo dicen, será verdad. Por probar no pierdo nada.


Nunca había visto u oído nada parecido a lo que haces vosotros, nunca.



El formato y el grupo de soporte


Una maravilla. 

  • Sentirse arropada de esa manera,
  • Acompañada por gente que te entiende y te apoya,
  • Compartir experiencias, dudas y avances y saber que puedo contar con vosotros en cualquier momento... Uf, es una gozada.
  • Y por fin poder soltar chapas enormes sobre mi perro, que parece que en la vida solo puedes ponerte pesadito cuando tienes un bebé humano.
  • Todo super bien, la estructura del reto me parece muy acertada.


El cambio: Mi cambio



  • He tenido que cambiar radicalmente de actitud con mi perro, fundamentalmente en los paseos. 
  • El silencio, la calma, el dejar hacer... 
  • Dije en una publicación que mi objetivo era llegar algún día a pasear con Sherlock como paseo con Hunky, relajada. Y resulta que lo "único" que tenía que hacer era pasear con Sherlock como paseo con Hunky...
  • Mis amigos y compañeros de trabajo creo que piensan que me he echado novio al fin, porque me notan más alegre ;) 
  • Decís que a los problemas del trabajo, personales, económicos, etc., se suma el "problema del perro". Creo que en mi orden de prioridades, Sherlock estaba en mi mente por encima de otros problemas, supongo porque el resto de elementos vitales sabía cómo manejarlos. Soy una persona muy tranquila en general, no me tenso ni me estreso ante casi ninguna circunstancia. Si un problema tiene solución, no te preocupes; si no la tiene, tampoco te preocupes.

Lo que me ponía mala era saber que lo que me ocurría con Sherlock tenía que tener una solución y no sabía encontrarla. 

Ahora que la he encontrado, la vida es mucho más fácil.



El cambio: El cambio de Sherlock


  • Ahora Sherlock está mucho, mucho más alegre.
  • Los dos estamos mucho más alegres.
  • Siempre hemos sido felices juntos, en casa, pero ahora es todo el rato, en casa, cuando salimos, cuando dormimos, cuando no estoy...
  • Los paseos han mejorado (y se han alargado) sustancialmente.
  • Y Sherlock está, en general, mucho más relajado, tanto en la calle como en casa: sigue ladrando a los extraños que pasan por la escalera (a los vecinos no suele ladrarles), pero ahora suele hacerlo tumbado, como por compromiso.
  • Y el día a día, ya lo iréis viendo en el grupo de soporte.


Las tres palabras que me definen ANTES DEL RETO



  • Tristeza, 
  • Impotencia, 
  • Rabia

Las  tres palabras que me definen DESPUÉS DEL RETO



  • Esperanza, 
  • Alegría, 
  • Tranquilidad

¿Qué me han aportado los mentores del Reto?



Carolina:

Carolina es la profe que todos hubiésemos deseado en el colegio. Tanto en sus explicaciones como en la resolución de dudas, es clara, concisa y siempre sabe qué decir. Un gran apoyo.


Jose:

Jose es el profe que NO hubiésemos deseado en el colegio. Porque seguro que cateaba a la mitad de la clase. Pero, si atendías, se aprendía un montón con él y, qué coño, las clases eran divertidas.



¿Qué le diría a alguien que esté pensando si hacer el Reto?


Que ni se lo pensara, ¡De cabeza!




ROSALÍA HIZO EL RETO GRUPAL DE 30 DÍAS