TESTIMONIOS

Testimonio Monica Nanuk. La voz de tu perro

MONICA Y NANUK

Esta es nuestra historia con La voz de tu perro


La historia con La voz de tu perro empieza el día que escuche a Jose en una entrevista y algo me dijo:  ¡ESTO ES!  


Un concepto tan diferente donde no hablaba de cambiar ni educar al perro en lo más mínimo. Para mí esto fue lo que me hizo conectar inmediatamente.

Escucharle fue tan enriquecedor que me puse la conferencia más de una vez para seguir empapándome con esta nueva manera de ver las cosas. Sentí que esto iba más allá.


La Voz de tu perro va de otra cosa, es un giro de 360 grados, porque te remueve por dentro, no sólo en los problemas que puedan haber ahora en la convivencia con tu perro.

Va de personas sensibles que sienten a sus amigos caninos de otra manera, va de sentimientos, va de conexión, va de observación, va de mirar para adentro, va de ayuda, va de apoyarnos mutuamente y psicología, mucha psicología pero no para tu perro, si no para uno mismo. 


Entonces pensé: ¿Por qué queremos que nuestros perros sean robots programados que nos den cero problemas?

Aún recuerdo la frase que más me conmovió de su mensaje: TRATA A TU PERRO COMO SI FUERA UNA PERSONA. Al mismo nivel de cualquier miembro de tu familia, ni más ni menos. Esto no lo había oído nunca y me encantó. 


Y es que si lo hacemos así todo tiene sentido. Nosotros en eso coincidimos con Jose y en mi caso fue el click que necesitaba para ir en esa dirección.

Descubriendo La voz de tu perro


Inmediatamente después me zampe todos sus videos, ahí fue donde conocí a Carolina y así termino de cerrarse ese fantástico círculo y dupla que ellos dos hacen, y por supuesto después de escuchar a Carolina, me terminé de convencer que éste era el camino.


Para mí fue increíble conocerlos y trabajar con ellos porque en nuestra familia conformada por Nanuk y Jose, aunque nos queremos con locura, no estábamos completamente felices en nuestra convivencia humano-canina. Yo pensaba que sí. Ahora estoy muy contenta en saber que me equivocaba.


Nuestros problemas aparentemente sólo estaban en la calle cuando abríamos la puerta y salíamos a pasear los 3 juntos. Era muy duro ver a Nanuk así, con esa mirada de terror, con el corazón a mil, y nosotros muertos de vergüenza con la gente, porque les ladraba y se les lanzaba encima, pero ahora lo único que me importa en ese momento es el bienestar de Nanuk.


En esos días yo me comía la cabeza con preguntas como:

  • ¿Por qué Nanuk se vuelve loco y quiere comerse a todo lo que le pasa por enfrente?, ¡Si en casa todo aparentemente esta bien! ¿Por qué ladra en casa continuamente?
  • ¿Por qué reacciona al mínimo ruido? 
  • ¿Por qué? Si siempre hemos procurado que este todo lo bien que nosotros creemos que debe estar. 


Nunca desde que lo tenemos que fue al año: NUNCA un grito, ni un golpe, ni un tirón, ni decirle que si es malo o que si es tonto. ¿Entonces por qué?


Yo estaba muy desconcertada, pero eso sí, nunca me desanimé ni me di por vencida, y ni mucho menos renegué de la suerte que me había tocado.


He tomado cursos de nutrición canina, sólo para que a nivel nutricional tenga lo mejor, he estado con un etólogo, con educador canino en positivo que nos ayudó mucho y al que agradezco mucho su implicación y cariño, pero el problema no desaparecía.


El cambio


Con La voz de tu perro fui consciente de que el problema estaba en casa, en su entorno. Porque casa es lo más importante y por donde hay que empezar (pero eso lo sé ahora, claro).


Él no estaba tranquilo en casa, reaccionaba al menor ruido y ¡claro si en su casa no se siente a salvo! ¿Cómo va poder afrontar lo que hay afuera?.

Nanuk no estaba bien y mucho menos era entendido por mi marido o por mí por más que lo quisiéramos mucho.

 

Él necesitaba que confiáramos en él, que le ayudáramos a entender el mundo, que aseguráramos su entorno, que nuestra casa se convirtiera en un hogar seguro donde estaban papá y mamá y donde sienta que nunca le iba a pasar nada ahí.


Después de postergar meses porque yo no encontraba el tiempo metida en mil historias, he dejado de lado todo el ruido y caos de mi rutina y tan sólo hace un mes hemos empezado a formar parte de esta super familia, que es la Voz de tu perro.


Sólo a los pocos días de aplicar los conocimientos, pautas y sobre todo actitudes que Carol y Jose nos han dado el cambio y la evolución es IMPRESIONANTE y lo tengo que poner en mayusculas, porque justo ayer hemos pasado por mi calle y Nanuk se ha tumbado relajado ahí, ¡Y esto era impensable hace 1 mes!


Nosotros pensábamos que lo estábamos haciendo genial y nos faltaba TANTO por hacer y mejorar pero ¡Tanto!, pero es que los problemas de Nanuk empiezan en la mala comunicación que teníamos con él. Ahora empiezo a entenderlo, a tenerlo en cuenta.

 

Gracias a la forma de hacer las cosas de la Voz de tu perro, puedo decir: QUE SI SE PUEDE, si se puede entenderlo, que SI podemos ayudarlo, pero todo está en nosotros y en la implicación que le pongas. Porque esto es para SIEMPRE, cada día, porque habrán días geniales y otros que no lo serán tanto, pero para nosotros contar con la ayuda y cariño de Carol y Jose ha sido una bendición.


Carol y Jose siempre están pendientes de cada uno de nosotros, de nuestros avances, no te dejan nunca solo y eso me ayuda y tranquiliza mucho.


Es un camino de aprendizaje que no tiene fecha de caducidad, no es rápido ni fácil, pero estoy muy muy contenta, porque a poquito que mejores en ayudarlo, se van viendo enormes resultados y avances.


Nosotros recién hemos empezado con esta forma de convivencia que es la clave para que él se convierta en el perrito realizado y feliz que se merece ser y nosotros con él.


¡Gracias y mil gracias chicos!


MONICA HIZO EL RETO DE 60 DÍAS GRUPAL