TESTIMONIOS

Testimonio Mamen y Yogui. La voz de tu perro

MAMEN Y YOGUI

Nuestra historia con La voz de tu perro



Nuestro día a día en casa era tranquilo desde mi ignorante punto de vista, aunque Yogui tenía una estereotipia (morder constantemente un muñeco) que no me gustaba porque lo notaba tenso, pero no entendía por qué lo hacía.


En la calle, reaccionaba con los perros. Cada perro le llamaba la atención, a algunos les ladraba o se abalanzaba.


Yo había hecho un curso de perro tranquilo con otra persona y estaba apuntada a una Academia de membresía mensual.

No era constante con los ejercicios con premios porque me resultaban tediosos y no veía resultados. No cometía grandes fallos como castigar al perro pero no me sirvieron para lo que me había apuntado.


Mejoré más imitando en lo que podía a mi pareja porque con él Yogui iba mucho más tranquilo.

Sabía que él era más pasota pero yo no podía relajarme.:

  • Disimulaba y tenía trucos.
  • Le quitaba a Yogui la atención si observaba a un perro o me interponía entre él y el otro perro si nos cruzaban.
  • Iba todo el rato pendiente por si veía algún perro y evitaba que Yogui se acercase o lo viese.
  • Le había enseñado a hacer pis y caca sólo en los parques e íbamos de uno a otro o por el campo, siempre suelto. 
  • Intentaba quedar con amigas con o sin perro, para pasear juntas y que a mi el paseo se me hiciera más ameno. Intentaba caminar al menos 1 o 1.30h para que hiciera ejercicio



Descubriendo La voz de tu perro


La primera vez que reaccionó de forma exagerada al cruzarnos con un perro me puse a buscar en internet y os descubrí.


Vi vuestros videos y poco después fuimos a una sesión de socialización. Me cuadraba mucho vuestra manera de trabajar pero no confié en que fuera tan diferente en ese momento y opté por opciones más económicas que también me parecían buenas.

 

Vuestros videos me parecían los mejores, el ebook y lo vivido en la sesión de socialización me encantó. Sin embargo, gastándome ese dinero pensaba sobre todo en la desaprobación de mi familia, ya que para ellos el perro estaba bien.


Habíamos avanzado algo pero pasear era un rollo, una obligación, y estaba cansada de que esa fuese nuestra realidad.


Por una parte pensaba que no era constante con los ejercicios que me recomendaban pero, por otra, sabía que me faltaba entenderle más y que el cambio estaba en mi, porque con mi pareja reaccionaba mucho menos.


Eso que yo necesitaba era lo que siempre había leído en La voz de tu perro.


Me llegó el reto 30 y no lo pensé. Aun así me costó mucho dar el paso porque para mi familia ya sabía mucho de perros, "¿Qué más me iban a enseñar?" ,lo que necesitaba era ser más pasota, relajarme de una vez. Yo también sabía que necesitaba relajarme pero para eso, necesitaba entender a Yogui.


Sabía que el cambio estaba en mi y que era yo con quien teníais que trabajar. No sabia hasta qué punto....



Viviendo el Reto: El proceso



Yo creía que mi problema sólo estaba en el fruto de una mala socialización desde pequeño con sobreestimulación. 


Lo poco que lo controlaba, lo llevaba como un fracaso "como no nos entendemos, tengo que recurrir a sujetarlo con la correa, colocarme entre él y el otro perro..." Nunca me han interesado las órdenes, tener un perro robot...tanto premio automático.... Desde el principio le enseñé solo las órdenes que creía básicas y fomentaba el autocontrol. Sin embargo, vuestras explicaciones tenían todo el sentido, era pura lógica y era mi ideal.


De nuevo, no sabía hasta qué punto....


No pensaba que fuera un problema el que fuera online pero ahora sé que no tiene ninguna pega. Es más, el formato así permite la comunicación por el grupo y ver los videos.


El grupo de soporte y seguimiento 


  • El grupo de soporte y seguimiento ha sido fundamental, y yo no me suelo comunicar por redes.
  • El poder escribir lo que nos iba pasando ayuda muchísimo. ¡Y las respuestas eran prácticamente automáticas! Y, como estábamos tan emocionados, menudas parrafadas os habéis tragado!
  • EL SOPORTE VUESTRO ES TOTAL Y MÁS!. Estáis ahí, escucháis y respondéis al instante y os emocionais con nosotros. Y las respuestas, no solo a nivel didáctico de los temas tratados, si no a nivel psicológico, la manera de escribir, las frases adecuadas a cada persona, lo que cada uno necesitaba. 

Eso es una profesionalidad con la que ni contábamos.


  • Con el resto de participantes es mucha la conexión, las dudas y las vivencias tan similares. Ayuda mucho la terapia de grupo. Y no hubiera sido lo mismo si no hubierais insistido en que participásemos desde el principio.

El formato



Me ha parecido todo el formato genial. Se nota que hay un trabajazo detrás.

 

  • La sesión inicial ya apuntaba maneras con los mentores entusiasmados y sin tener en cuenta el tiempo.
  • El formato por semanas es necesario porque nos saltaríamos pasos imprescindibles.
  • Los videos explicativos son amenos y van al grano.
  • Los videos de ejemplos son brutales.
  • Las publicaciones diarias destacando cosas importantes para afianzar.
  • Pero como tengo que destacar algo, creo que es el soporte en el grupo. Por todo lo que he dicho antes, en resumen, por la dedicación e interés en que mejorásemos y la cercanía.


El cambio: Mi cambio



  • Estoy vigilando mis movimientos para ser un referente de calma en mi día a día. , 
  • respira hondo en determinadas ocasiones y evitar los pensamientos negativos y las discusiones.
  • Estoy teniendo en cuenta a mi perro y su curiosidad.
  • Me estoy tragando el miedo y la verguenza porque sé que lo que hago está bien y es lo mejor para mi perro.

Además de la satisfacción de haber entendido por fin a mi perro, lo que ha hecho que confíe más en él y él en mi, conocerme mejor a mi, a mi gato y a mi pareja. Ponerme en su lugar y tenerles más en cuenta ha hecho que les seduzca más y quieran estar más conmigo.



El cambio: El cambio de Yogui


  • Ahora reacciona muchísimo menos.
  • Hay perros que le siguen causando miedo pero gestiona mucho mejor.
  • Los demás, solo quería acarcarse a saludar y ladraba porque se frustraba. Ahora se acerca tranquilamente.

Pero no solo eso... Las reacciones ya no son la prioridad.

  • He aprendido que necesita explorar su entorno.
  • Ya va haciendo pis por la calle, no solo en el parque.
  • Disfruto observándole y viendo lo que le llama la atención, lo que le altera o lo que le da igual.
  • En casa está más relajado. No llega estresado de los paseos y le encanta que me siente a su lado.

Ahora siento que sí convivimos.



¿Qué tres palabras definirían el "Antes del Reto"?



  • FRUSTRACIÓN
  • IMPOTENCIA, 
  • TRISTEZA

¿Qué tres palabras definirían el "Después del Reto"?



  • TRANQUILIDAD, 
  • FELICIDAD, 
  • CONVIVENCIA

¿Qué me han aportado los mentores del Reto?



Carolina:

Carolina transmite de forma clara y concisa y sus respuestas, llenas de datos super útiles, son siempre cariñosas y empáticas y se ha emocionado con nosotros como una más.


Jose:

Se nota que es experto en trabajar con personas. Habla clarísimo. Me ha dado tranquilidad cuando la necesitaba y me ha pedido hacer o cambiar cosas que yo ignoraba. He notado que me ha guiado. Y la nota de buen humor, que es imprescindible para sentir la cercanía.


De los dos destacaría que han sabido entender a los perros como nadie y que el cambio lo teníamos que hacer las personas, y todo desde su propia experiencia. Y que, por las ganas y la dedicación, este parecía su primer reto.



Quiero decir a todo el mundo que ni se lo piense. ¡Que no hay nada igual!

¡Que todo el mundo tendría que hacerlo, aunque no tuviera perro! 


Mil gracias chicos de mi parte y de la Yogui 



 

MAMEN HIZO EL RETO GRUPAL DE 30 DÍAS