TESTIMONIOS

Estas son algunas de las HISTORIAS DE CAMBIO de nuestros clientes. 

Personas como tú, que un día decidieron conseguir por fin la tranquilidad en la convivencia con sus perros.

Nadie mejor que ellos mismos para contarte su experiencia con nosotros, de dónde venían, su proceso de cambio, todos sus avances y cómo les ha cambiado la vida. 

Marta y Juneau

El Husky nervioso que les mordía los brazos y al que nunca soltaban.

Vivía encerrado en la cocina porque rompía la casa y nunca le soltábamos porque nos dijeron que los huskies eran escapistas y necesitaban "mano Firme". Mi marido y mis 4 hijos estábamos desesperados. No paraba de mordernos las mangas y estaba histérico.

  • Mi vida antes con Juneau: Inquietud
  • Mi vida ahora con Juneau: Confianza


Marta, Django y Land

Dos galgos nerviosos que reaccionaban a todo lo que se movía.

Nos habéis abierto los ojos a la realidad. Cuan equivocados estamos con los castigos y premios.

Hice un curso muy conocido en España y ahora entiendo porqué no funciona.

  • Mi vida antes con mis galgos: Nervios, Frustración
  • Mi vida ahora con mis galgos: Tranquilidad familiar



Marta y Panzer

Un American Bully reactivo con perros que necesitaba ayuda.

Por su raza el problema se agravaba por el rechazo social y me generaba más miedo todavía su reactividad y sus nervios.

  • Mi vida antes con Panzer: Ignorancia, Estrés, Ansiedad
  • Mi vida ahora con Panzer: Felicidad, tranquilidad, Paz





Nere y Thor 

El mestizo de labrador nervioso y reactivo que necesitaba ser entendido

Las cosas iban cada peor, así que  tomé la decisión de llevarle a un adiestrador interno durante 17 días. ¡Grave error! A la vuelta me encontré a mi perro con el corazón roto y estresadísimo.

  • Mi vida antes con Thor: Caos máximo
  • Mi vida ahora con Thor: Convivencia plena y entendimiento mutuo





Lau y Jack

El Beagle nervioso que reaccionaba a los perros.

Ya no sabía qué más hacer. Volvía llorando a casa, a pesar de que había trabajado con educadores caninos y adiestradores.

  • Mi vida antes con Jack: Frustración, desesperación, ansiedad
  • Mi vida ahora con Jack: Calma, Tranquilidad, Vínculo




Alba, Emilia y Django

El mestizo reactivo a perros y personas.

Django reaccionaba a perros y personas. Salir a la calle era un estrés muy grande para nosotras.

Pasamos por adiestramiento en positivo pero las cosas en vez de mejorar iban a peor.

  • Nuestra vida antes con Django: Ansiedad, frustración, agobio
  • Nuestra vida ahora con Django: Seguridad, tranquilidad, disfrute total ,felicidad, calma
Testimonio Monica Nanuk. La voz de tu perro

Monica, Jose y Nanuk.

El Cocker que reaccionaba a personas. Miedo a cualquier ruido y movimiento en casa y en la calle.

Sólo a los pocos días de aplicar los conocimientos, pautas y sobre todo actitudes que Carol y Jose nos han dado el cambio y la evolución es IMPRESIONANTE y lo tengo que poner en mayusculas.

Nosotros pensábamos que lo estábamos haciendo genial y nos faltaba TANTO por hacer y mejorar pero ¡Tanto!


Testimonio Yolanda, Max y Ares. La voz de tu perro

Yoli, Alvaro, Max y Ares

Dos doberman que destrozaban la casa y reaccionaban a perros.

Con La voz de tu perro frenas por completo el deterioro que generan las pautas de adiestramiento tradicionales y empiezas a generar ese vínculo real con tus perros, con la satisfacción de que nada de lo que haces ahora dañará ni a tu perro ni a ti mismo, que su beneficio es el tuyo y que la felicidad compartida se saborea el doble. 



Testimonio Roberto y Lucas. La voz de tu perro

Roberto y Lucas

El Pitbull nervioso y reactivo a perros, gatos y personas.

Después de peleas entre mis perros y pasar por adiestramiento, que fue una tortura... con La voz de tu perro encontré una forma de ver a los perros completamente diferente, 


Ya no eran ordenes y castigos, era la calma y ayuda que le brindas a esa familia que depende completamente de ti y crear un vinculo real con ellos 


Testimonio Martaby Sombra. La voz de tu perro

Marta y Sombra.

La mestiza que reaccionaba a las personas.

Yo vivía angustiada, pendiente del siguiente ladrido, del siguiente "hacer el ridículo", de la siguiente mala cara o mala contestación de la gente. 

Me he maravillado al comprender a Sombra, a saber lo que necesita, a disfrutar del silencio que tanto nos falta en el mundo donde vivimos. 

CALMA, es la palabra clave. 

Testimonio Lara Mimo. La voz de tu perro

Lara y Mimo

El mestizo que perseguía todo lo que se movía y le hacía reaccionar.

Gracias a Jose y Carolina por darnos un golpe de realidad que sacudiese mi coraza de prejuicios y falsas creencias sobre cómo construir una buena relación con tu Mimo y ayudarnos y apoyarnos en el camino.

Mimo está irreconocible.

Ya no persigue corredores ni bicicletas. No ladra a cada cosa ni a los niños. 

Testimonio Rocio y Thai. La voz de tu perro

Rocio y Thai

El mestizo nervioso que no les dejaba dormir y reactivo.

Lo que más me motivó a hacer su Reto de 60 días con tu perro fue la forma que tienen ellos de trabajar, sin órdenes, premios ni castigos.

Rompiendo todos mis esquemas decidí tirarme a la piscina y gracias a dios que lo hice porque el cambio que ha supuesto para Thai y, sobretodo para mí, han sido enormes

Testimonio Carolina y Zar. La voz de tu perro

Carolina y Zar

El mestizo nervioso y reactivo a perros, personas , coches, bicis y todo lo que se movía.

Con mi anterior perro Ciro todo fue adiestramiento. Nunca fue la solución y la consecuencia fue que nunca pudimos soltar a Ciro ni acercarnos a otros perros.

Así que busqué algo distinto para Zar y fue lo mejor que he hecho porque nos ha cambiado la vida.

Testimonio Karla y Toby. La voz de tu perro

Karla y Toby

El mestizo que reaccionaba a los perros y al que nunca podían soltar.

Me di cuenta de que Toby no era el problema. El problema había sido YO.

Después de 60 días ahora Toby puede: Pasear suelto, relacionarse con otro perros porque ya no reacciona, y lo más importante: Nos entendemos con sólo mirarnos. SOMOS FELICES A RABIAR.

Testimonio Naroa e Indi. La voz de tu perro

Naroa e Indi

El mestizo nervioso y reactivo con perros y especialmente con cachorros.

Según empezó el Reto descubrí como la CALMA volvía a mí, como la tensión se iba aflojando, como empezaba a pasear con Indi, en vez de sacarlo a la calle. He aprendido a entender mejor a Indi, a ayudarle en situaciones que le ponen tenso, a dejarle mostrarme lo bien que puede gestionar algunas situaciones y a gestionar yo misma mejor.

Testimonio Blanca y Max. La voz de tu perro

Blanca y Max

El mestizo que les mordía los brazos y reaccionaba con perros.

Lo más importante es hacer un "click" en tu cabeza y darte cuenta de que todo depende de ti y de tu actitud. De lo que hagas, de cómo lo hagas y por supuesto de lo que no hagas.

Ahora disfruto plenamente de mi vida con Max. 

Yo he puesto todo de mi parte para ayudarle y escuchar su voz, y ahora él se ha convertido en mi maestro de vida.

Testimonio Tony, Pi y Morgan. La voz de tu perro

Tony, Pi y Morgan

Llegó a morder a Pi en la cara y reaccionaba a los perros.

Morgan me mordió en la cara y en la calle se abalanzaba y reaccionaba a todo.

Yo es que a veces ni me lo creo..

¡Cómo hemos avanzado tanto en tan poco tiempo?

¡Me encanta la nueva vida que tenemos LOS TRES!

Para mí, sin duda, una de las experiencias más bonitas que he tenido en mi vida.


Testimonio Leti y Norma. La voz de tu perro

Leti y Norma.

La pastora Alemana que  no se podía juntar con ningún perro.

Habíamos intentado muchas cosas pero no conseguíamos que Norma viera un perro y no se pusiera como loca a ladrar.

En casa las cosas tampoco iban bien cuando se quedaba sola.


Ahora disfrutamos de Norma y con Norma, y aunque cuando empezamos el reto lo hicimos con ganas, no esperábamos que fuerais a cambiar nuestra vida.



Testimonio Ana y luna. La voz de tu perro

Ana y Luna

La mestiza que reaccionaba a perros y personas.

Con este Reto se aprende a convivir con un perro de una manera respetuosa, atendiendo sus necesidades y entendiéndolo de verdad. Se llega a la felicidad con tu perro y se crea un vínculo muy fuerte con él.

Gracias Carolina y Jose y por ayudarnos a entender a Luna y por explicarnos las cosas 80 veces si era necesario.

Y sobre todo gracias por hacernos ver lo equivocados que estábamos al pensar que el cambio tenía que hacerlo Luna y no nosotros.


Testimonio Alvaro, Cris y Bimba. La voz de tu perro

Alvaro, Cris y Bimba

La Boxer a la que no podían juntar con ningún perro porque era reactiva.

Yo ya estaba resignado, asumía que Bimba no iba a cambiar, pero me consolaba con que ella era feliz y que lo único que teníamos que hacer era evitar perros.

Gracias a José, Carolina y Zar, hemos entendido que Bimba no tiene que modificar ninguna conducta. Somos nosotros los que tenemos que modificar la nuestra!

Gracias Bimba, por enseñarnos quien eres y porque nos haces mejores personas cada día. Y perdona por no haber sabido “oír tu voz” antes.

Testimonio Mariana, Yus y Mika. La voz de tu perro.

Mariana, Yus y Mika

Dos mestizas nerviosas que no se podían juntar con perros.

Mi vida con mis perras era una carga y un agobio constante.

Vivía estrenada y tratando de evitar los paseos con ellas.

Ahora he hecho las paces con Mika.

Ahora tenemos un vínculo real y disfruto de mis perras.

He perdido mis miedos a los perros y ya sé cómo gestionar las situaciones que se presentan con otros perros y otros humanos.

Me he animado a pasearlas yo sola y a SOLTARLAS.

Me habéis mostrado una forma de ver y conocer a mis perras que jamás me había planteado.


Testimonio Soraya y Jara. La voz de tu perro

Soraya y Jara

La pastora Alemana reactiva con perros especialmente con cachorros.


Los conocidos nos decían que debíamos ser el líder de la manada y dejárselo claro a Jara las veces que hiciera falta.

Se lanzaba a los cachorros. ​ Estaba criando fama de perra complicada. Era desesperante.

Ahora Juega con cachorros de todas las edades y nos demuestra la perra maravillosa que siempre ha sido.

Gracias Carolina, Jose y sobretodo a ti Zar de todo corazón porque si ellos no te hubieran conocido no nos habrían cambiado la vida a tantas personas.

Testimonio Marga, Grey y Fará. La voz de tu perro

Marga, Grey y Fará

Dos Weimarer muy nerviosos. La casa era una estrés y Farah reaccionaba a perros.

Contratamos a un etólogo. Venga a tirar salchichas al suelo. Pasaban las semanas y nada mejoraba.

Con Carolina y Jose las cosas han cambiando totalmenteTanto en casa como en la calle. En casa hay tranquilidad, Grey vuelve a ser el de siempre y Farah se relaciona bien con los perros, tanto suelta como con correa.

Con total naturalidad, sin órdenes, ni premios ni castigos.

Gracias por ayudarnos a entender a nuestros perros para poder ayudarles.

Testimonio Silvia, Emilio, Tata y Khalo. La voz de tu perro

Silvia, Emilio, Tata y Khalo

Tata, miedo extremo a todo en la calle y escapista.


Cuando adoptamos a Tata nos dijeron que era escapista y que era posible que no la pudiéramos soltar en la vida. Entraba en pánico con cualquier ruido, grupo de gente… 

La voz de tu perro te cambia a ti como persona, te posiciona desde la empatía, la comprensión, desde su voz, y el perro empieza a absorber todo y ves su cambio desde tus cambios y literalmente: te caes de culo y también se te caen algunas lágrimas de emoción.

Finalmente sé quien es nuestra peque y sé quién soy yo, la acepto y la quiero.